06 diciembre, 2009

Antepasados de la fantasia heroica: mitos y cantares de gesta



Ya que hemos hablado de las fuentes y principales representantes de la fantasía heroica tal y como la conocemos hoy en día, no querría dejar de dar un breve, aunque incompleto, repaso a los antepasados de los que nació mi genero favorito.

Uno de los antecedentes mas directamente reconocibles son los novelas de caballeros medievales, también conocidos como, cantares de gesta, romances o fantasía medieval y dentro de estos muy especialmente el ciclo del Rey Arturo.
Dentro de la literatura artúrica la considerada obra canónica es la novela “La muerte de Arturo”, escrita por Sir Thomas Mallory en el siglo XV.
Otro de los antecesores mas reconocibles son las sagas celtas y nórdicas, formando estas parte de las fuentes en que se basaron tanto Tolkien como Howard para sus propias creaciones. Entre estas sagas podríamos citar las referidas a Beowulf, de origen celta y las referidas a Sigfrido de origen escandinavo, plasmadas estas ultimas en la celebre opera de Wagner “El tesoro de lo nibelungos”
Pero las raíces de la fantasía heroica son antiguas, tan antiguas como el mismo ser humano. Los primeros relatos de transmisión oral, aunque con una finalidad claramente “religiosa”, probablemente fueron historias de fantasía heroica.
Los relatos mitológicos de los pueblos de la antigüedad cuentan aventuras de naturaleza sobrenatural protagonizadas por “héroes”, por lo pueden ser considerados, desde el punto de vista actual, fantasía heroica. Estas historias muchas veces son protagonizadas por un mismo héroe o grupo de héroes y recopiladas en las llamadas “Sagas”.
La obra mas antigua dentro de este ámbito es la saga del babilónico Gigamesh. Un poema épico, recogido unas tablillas de arcilla datadas del segundo milenio antes de nuestra era, que nos presentan a Gigamesh, rey de la nación de Uruk
En esta narración Gigamesh, hijo de la diosa Ninsun y el sacerdote Lugalbanda, emprende la búsqueda del manantial de la juventud donde espera conseguir la inmortalidad.
Mas conocida que la mitología babilónica, es la greco-romana, que también puede ser encuadrada muchas veces como fantasía heroica. Dentro de esta mitología destacan las celebres obras de Homero, la Illiada y la Odisea.
La Illiada narra los acontecimientos que provocaron la guerra de Troya, mientras la odisea narra la larga y azarosa vuelta del rey Ulises a su patria Itaca después de participar en esta guerra.
También los mitos y leyendas de origen árabe, cumplen los requisitos para ser considerados fantasía heroica Un buen acercamiento a estos es la recopilación de historias conocida como “Las mil y una noches”, entre las que cabria destacar las aventuras protagonizadas por Simbad, héroe aventurero por excelencia.
Un acercamiento ligero y fácil a estas fuentes mitológicas y legendarias es a través del cine con películas como Excalibur, El rey Arturo, Troya, el guerrero numero 13...

No hay comentarios:

Publicar un comentario